Huevo en el microondas (1): Algunas reglas para no olvidar

AUTORA: Dª. Araceli Conty Contreras.

Diplomada Universitaria – Profesora del IES Escuela Superior de Hostelería y Turismo de Madrid. Miembro de la Comisión Delegada del Instituto de Estudios del Huevo.

27 de octubre de 2020.- El microondas y el huevo tienen una relación complicada ya que, si no lo sabes y metes un huevo con cáscara con la intención de cocerlo, la presión acumulada en su interior al calentarse hará que estalle y dejará pegados al pequeño electrodoméstico miles de trocitos de cáscara y huevo. Pero es peor si lo que se te ocurre es recalentar un huevo cocido, ya que en el momento en que lo cortes fuera del microondas, puede explota, llegando a provocar graves quemaduras.

Una vez conocido lo que no debes hacer, solo necesitas conocer los tiempos, la potencia (cuando bajamos la potencia lo que hace el microondas es trabajar de forma intermitente y no de forma continua), el método o técnica, así como los materiales auxiliares que puedes utilizar, para realizar elaboraciones con huevo de una forma sencilla, rápida y limpia y para que en muy poco tiempo puedas hacer huevos fritos, revueltos, tortillas, escalfados, al plato, en cocotte, huevos pasados por agua (o mejor dicho, por el microondas)…pero, siempre, huevos sin cáscara.

Es importante practicar para conocer nuestro microondas. Ya que cada microondas es diferente, os animamos a practicar, ya que como dice el refrán “No se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos”.

Pero antes de comenzar con las recetas, hay algunos consejos importantes a tener en cuenta.

CINCO RECOMENDACIONES QUE NO DEBEMOS OLVIDAR ANTES DE PREPARAR HUEVOS EN EL MICROONDAS:

Es peligroso recalentar un huevo duro en el microondas (ya que explota al cortarlo, pudiendo producir quemaduras graves).
Tampoco se debe cocinar un huevo con cáscara a máxima potencia en el microondas, ya que revienta.
Cuando cocinemos huevos sin batir (huevo frito, en cocotte, etc.) hay que pinchar varias veces la membrana que recubre la yema, para que ésta no estalle durante la cocción (no es necesario romper la yema).
No se debe añadir sal antes de la cocción, pues acelera la coagulación de la yema, a menos que deseemos conseguir este efecto.
Si se utiliza una plancha para microondas, que permite freír huevos, éstos pueden saltar. En especial al calentarse progresivamente el recipiente cuando preparamos varios huevos, a partir del segundo o tercer huevo que cocinemos, la clara puede saltar.

El tiempo de cocción y la potencia son importantes. Como referencia, a máxima potencia, en 45 segundos se cuaja la yema, con 40 segundos la yema está en su punto y con 35 segundos la yema está completamente líquida. Hay que practicar con cada microondas el tiempo y la potencia para descubrir cómo obtener el punto de cocción que se quiere conseguir.

Tel: (+34) 915 343 265  – institutohuevo@institutohuevo.com  Copyrights © Instituto de Estudios del Huevo 2020