Relación entre el consumo de huevos y las enfermedades cardiovasculares. Recomendaciones del IEH

Noviembre, 2019

 

Aunque con ligero descenso en los últimos años (1), las enfermedades cardiovasculares (ECV) siguen siendo la principal causa de muerte tanto en España (2) como en los países de nuestro entorno.

Esta circunstancia determina en buena medida el interés en las últimas décadas de los profesionales de la salud, y de la población general, por el desarrollo de nuevas técnicas en el diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades y por la prevención, tanto primaria – medidas aconsejadas para prevenir la enfermedad – como secundaria – medidas cuando la enfermedad ya ha sido diagnosticada-.

En uno y otro caso las medidas que deben tomarse se basan en dos pilares fundamentales: una dieta apropiada y ejercicio físico, que conjuntamente pueden contribuir a controlar un buen número de factores de riesgo de las ECV.

Queremos destacar en estas líneas el papel que juega el consumo de huevos en el contexto de una dieta variada y equilibrada, como es la conocida Dieta Mediterránea.

Llama la atención que sean aún hoy motivo de controversia la inclusión de huevos en la dieta y las recomendaciones de consumo, cuando disponemos de suficiente evidencia científica para responder. Y sobre todo ¿Por qué no cambiamos de opinión aunque nos muestren que estamos equivocados?

Las restricciones al consumo de huevos surgieron tras la publicación del famoso “Estudio de los siete países” (3) en 1980, que concluyó acertadamente que el consumo de grasas saturadas aumentaba el riesgo de padecer ECV. Pero también se dedujo (erróneamente, como pudo demostrarse más tarde) que todas las grasas debían ser igualmente nocivas para la salud, y por ello era recomendable evitar o reducir el consumo de alimentos ricos en grasas, los huevos entre otros.

Esta publicación coincidió en el tiempo con varios estudios clínicos que concluían que la ingesta de huevos no se acompañaba de aumento del riesgo para padecer ECV. Desde entonces se han realizado infinidad de estudios, alguno de ellos fundamentales, que coinciden en esta conclusión y que comentamos brevemente.

Sin pretender hacer una extensa revisión bibliográfica del tema, citaremos alguno de los trabajos más conocidos y aceptados por la comunidad científica y que han sido básicos para posteriores consideraciones y conclusiones. Resumimos brevemente las conclusiones tanto de los estudios individualizados como de los metaanálisis. A ellos remitimos a las personas interesadas en el tema:

  • Howell, WH., Mc Namara y col. (1997): “Plasma lipid and lipoprotein responses to dietary fat and cholesterol: A Metaanalysis” (4). Este metaanálisis que incluía 166 estudios concluye: ”… Una persona con colesterol total (CT) de 240 mg/dl y HDL 45 mg/dl que añade a su dieta un huevo al día incrementa el CT en 5 mg/dl y el HDL en 1 mg/dl. La relación LDL/HDL permanece en 3.67 (no varía) y el riesgo de sufrir una ECV tampoco..”.

 

  • Hu, F., y col. (1999) “A prospective study of egg consumption and risk of cardiovascular disease in men and women” (5). Estudia una población de 117.000 personas con un seguimiento entre 8 y 14 años. Resultado: No hubo relación entre el consumo de huevos y la incidencia de enfermedad cardiovascular. Conclusión “…  este estudio sugiere, como otros similares, que es improbable que consumir más de un huevo al día tenga efectos sobre el riesgo de sufrir enfermedad coronaria o ACVA en hombres o mujeres sanos…”.

 

  • American Heart Association (2000): “Dietary Guidelines. Revision 2000” (6). Ya en esta revisión : “… el colesterol procedente de los huevos no supone un riesgo añadido para padecer ECV, permitiendo recomendar la toma de un huevo al día en lugar de la recomendación previa de hasta tres huevos a la semana …”.

 

  • Kritchevsky, S., (2004): “A Review of Scientific Research and Recommendations Regardind Eggs.” (7) En esta revisión se concluye: “..Basados en la evidencia epidemiológica, no hay razón para pensar que en patrones dietéticos saludables no se incluyan huevos…

 

  • Namura, Y., y col. (2006): “Egg consumption, serum total Cholesterol concentrations and coronary heart disease incidence: Japan Public Heart Center – based prospective study.” (8).  En este estudio, “… que incluyó 90.735 personas, no se encontró asociación entre el consumo de huevos (hasta siete huevos a la semana), con aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.”

 

  • Zazpe, I., y col. (2011): “ Egg consumption and risk of cardiovascular disease in the SUN Project” (9), Las conclusiones de este estudio sobre 14.185 graduados universitarios con un seguimiento medio de 6.1 años y en los que se establecieron tres grupos según el nivel de consumo de huevos, de menos de uno a la semana hasta más de cuatro a la semana, fueron: “… No se encontró asociación entre el consumo de huevos y la incidencia de enfermedades cardiovasculares en esta cohorte Mediterránea.” 

 

  • Rong Y., y col. (2013). “Egg consumption and risk of coronary heart disease and stroke: dose-response meta-analysis of prospective cohort studies” (10). En este trabajo de metaanálisis de estudios de cohortes prospectivos, se analiza el riesgo de enfermedad coronaria (9 estudios) o accidente cerebrovascular (8 estudios) asociado a diferentes cantidades de consumo de huevo. De los resultados concluyen que “El mayor consumo de huevos (hasta un huevo por día) no se asocia con un mayor riesgo de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular”.

 

  • Alexander, D.D. y col. (2016). “Meta-analysis of Egg Consumption and Risk of Coronary Heart Disease and Stroke” (11). En la valoración de este metaanálisis, se incluyeron siete estudios previos para ver la relación entre ingesta de huevos y accidente vascular cerebral y otros siete para relacionarlo con la enfermedad coronaria. En total se valoraron los resultados en cerca de trescientas mil personas. La conclusión fue “…basándose en los resultados de este metaanálisis, el consumo de más de un huevo al día puede contribuir a disminuir el riesgo total de accidente cerebrovascular y la ingesta diaria de huevo no se asocia con riesgo de enfermedad coronaria”.

 

  • Richard C., y col. (2017). “Impact of Egg Consumption on Cardiovascular Risk Factors in Individuals with Type 2 Diabetes and at Risk for Developing Diabetes: A Systematic Review of Randomized Nutritional Intervention Studies” (12). Los autores realizan una revisión sistemática y metaanálisis de 6 estudios randomizados controlados que comparan intervenciones que incorporan huevo y lo comparan con grupos controles que no toman hubo o toman poca cantidad. Los autores concluyen que “…el consumo de 6 a 12 huevos por semana, en el contexto de una dieta acorde con las pautas sobre la promoción de la salud cardiovascular, no tiene efectos adversos sobre los principales factores de riesgo de ECV en personas con riesgo de desarrollar diabetes o con diabetes tipo 2”.

 

  • Pérez Jiménez, F., y col. (2018). “Documento de recomendaciones de la SEA 2018. El estilo de vida en la prevención cardiovascular” (13). En este documento se han propuesto los autores una “revisión actualizada y jerarquizada en base a las evidencias actuales, prestando atención a tres aspectos que tienen gran importancia patogénica y que podemos modificar directamente: la actividad física, el consumo de tabaco y el patrón de alimentación”. En la pág. 284 con respecto al consumo de huevos, recomiendan “… las evidencias científicas actuales sugieren que su consumo no es perjudicial en el contexto de una dieta saludable. Tanto la población general sana como las personas con factores de riesgo cardiovascular, ECC previa o DM2 pueden consumir hasta un huevo al día sin temor por su salud cardiometabólica “.

 

  • Zamora-Ros R., y col (2018). “Moderate egg consumption and all-cause and specific-cause mortality in the Spanish European Prospective into Cancer and Nutrition (EPIC-Spain) study” (14). Los autores siguieron a 40.621 adultos españoles durante 18 años y analizaron el consumo de huevo con la mortalidad general y por causa en esta población. La conclusión del estudio es que ”… no se muestra ninguna asociación entre el consumo moderado de huevos, hasta 1 huevo por día, y las principales causas de mortalidad en una gran población mediterránea de vida libre”.

 

  • Xu L. y col., (2019). “Egg consumption and the risk of cardiovascular disease and all-cause mortality: Guangzhou Biobank Cohort Study and meta-analyses” (15). En este trabajo se siguieron durante una media de 9.8 años a 28.024 individuos sin enfermedad cardiovascular al inicio del estudio, y se realizó además un metaanálisis de estudios prospectivos. Los autores concluyen que “… tomar un huevo al día no se asocia con un aumento de enfermedad cardiovascular o mortalidad por cualquier causa. Se observa una reducción moderada del riesgo de accidente cerebrovascular que necesita confirmarse. Nuestros hallazgos respaldan las pautas actuales que recomiendan los huevos como parte de una dieta saludable, y deben considerarse en otras recomendaciones dietéticas

Basándonos en las evidencias científicas disponibles, nuestra conclusión actual es clara: la ingesta de hasta un huevo al día no es perjudicial ni aumenta el riesgo para padecer ECV ni en personas sanas ni en las que tienen ciertos factores de riesgo cardiovascular, además de los notables beneficios que este nutriente fundamental en la dieta aporta al individuo.  

 

 Dr. A. Fuertes García

Presidente del Consejo Asesor del Instituto de Estudios del Huevo

 

 

Referencias bibliográficas

1.- Kesteloot y col. Dynamics of  cardiovascular and all-cause mortality in Western and Eastern  Europe between  1970 and 2000

Eur. Heart J, 2006; 27: 107-113

2.- Infografía. Fundación Española del Corazón, a partir de los datos del Instituto Nacional  de Estadística (INE 2018) https://fundaciondelcorazon.com/images/mortalidad-cardiovascular-2017.pdf

3.- Keys A: Seven Countries: A Multivariate Analysis of Death and Coronary Heart Disease. Cambridge: Harvard University Press. 1980

4.- Howell, WH y col. Plasma lipid and lipoprotein responses to dietary fat and cholesterol: A Metaanalisis.  Am. J. Clin. Nutr. 1997; 65:1747-1764

5.- Hu y col. A prospective study of egg consumption and risk of cardiovascular disease in men and women.  JAMA 1999, 281 (15):1387-1394

6.- American Heart Association. Dietary Guidelines. Revision 2000.  Circulation 2000; 102:2296-2311

7.- Kritchevsky, SB.  A Review of Scientific Research and Recommendations Regarding Eggs.   J. Am Coll of Nutr. 2004; 23 (6): 596S-600S

8.- Namura Y y col. Egg consumption, serum total cholesterol concentrations and coronary heart disease incidence: Japan Public Heart Center. Based prospective study. Br. J. Nutr. 2006; 96 (5): 521-528

9.- Zazpe, I y col. Egg consumption and risk of cardiovascular disease in the SUN Project. Eur. J. Clin. Nutr. 2011; 65 (6):676-682.

10.- Rong Y, y col. Egg consumption and risk of coronary heart disease and stroke: dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. BMJ. 2013; 7;346:e8539.

11.- Alexander, DD,. Meta-analisys of Egg Comsumption and Risk of Coronary Heart Disease and Stroke.  J. Am.Coll of Nutr, 2016 ; 0 (0) : 1-13

12.- Richard C, y col. Impact of Egg Consumption on Cardiovascular Risk Factors in Individuals with Type 2 Diabetes and at Risk for Developing Diabetes: A Systematic Review of Randomized Nutritional Intervention Studies. Can J Diabetes. 2017;41(4):453-463.

13.- Perez-Jiménez y col. Documento de recomendaciones de la SEA 2018. El estilo de vida en la prevención cardiovascular. Clin. Investing Arterioscler; 2018; 30 (6):280-310.

14.- Zamora-Ros R, y col. Moderate egg consumption and all-cause and specific-cause mortality in the Spanish European Prospective into Cancer and Nutrition (EPIC-Spain) study. Eur J Nutr. 2018 Jun 15. doi: 10.1007/s00394-018-1754-6.

15.- Xu L, y col. Egg consumption and the risk of cardiovascular disease and all-cause mortality: Guangzhou Biobank Cohort Study and meta-analyses. Eur J Nutr. 2019;58(2):785-796.

Tel: (+34) 915 343 265  – institutohuevo@institutohuevo.com  Copyrights © Instituto de Estudios del Huevo 2020