El Instituto en las Jornadas UCM-ASEN: Implicación de componentes antioxidantes del huevo en la protección macular y mejora de la visión

Este año las Jornadas UCM-ASEN están ya en su octava edición, los días 24 y 25 de febrero de 2021 y en modo no presencial (en línea). Como en años anteriores, el Instituto colabora en las mismas. La Dra. Elena Rodríguez Rodríguez (Profesora del Departamento de Química en Ciencias Farmacéuticas y miembro del Grupo de Investigación VALORNUT-UCM, de la Facultad de Farmacia de la UCM) ha presentado en la primera jornada una ponencia sobre los componentes antioxidantes del huevo y su papel en la protección de la vista. Un tema no muy conocido, pero importante para una sociedad cada vez más longeva y que quiere alargar en lo posible la calidad de vida hasta el final. Para ello, es interesante proteger nuestros ojos de los efectos indeseables de la oxidación.

Resumen de la presentación

En el mundo 250 millones de personas sufren diferentes grados de pérdidas de visión y, aunque la etiología es variada, parece que el estrés oxidativo es un factor común a muchas patologías oculares, como las cataratas o degeneración macular asociada a la edad (DMAE), entre otras. En concreto, en la DMAE el exceso de radicales libres daña a los fotorreceptores de la retina, produciendo una incapacidad del epitelio pigmentario de la retina como consecuencia del acúmulo de materiales de desecho en la porción basal del epitelio, lo que lleva, en los casos más avanzados, a la pérdida de visión severa e irreversible.

En diversas investigaciones se ha visto que la combinación de antioxidantes con el zinc reduce la progresión a formas avanzadas de DMAE y que una dieta rica en vitaminas C y E, carotenoides, como la luteína y la zeaxantina, y polifenoles puede contribuir a reducir el riesgo de padecerla. Nos centraremos en la ingesta de los carotenoides luteína y zeaxantina, que son pigmentos muy abundantes en la mácula (que se encuentra en el centro de la retina) y que el organismo no puede sintetizar, por lo que hay que ingerirlos con la dieta, siendo los vegetales de hoja verde y los huevos son las principales fuentes de los mismos. Aunque en general los primeros presentan un mayor contenido de luteína y zeaxantina que los segundos, su biodisponibilidad es menor, debido a la matriz lipídica de la yema del huevo, que contiene colesterol, triglicéridos y fosfolípidos, que hacen mejorar la absorción de los citados carotenoides.

En relación al consumo de huevo y el padecimiento de DMAE, su consumo a corto plazo se ha relacionado con un aumento de las concentraciones séricas de luteína y zeaxantina, a largo plazo con un aumento en la densidad del pigmento macular y a muy largo plazo con una disminución del riesgo de desarrollar DMAE avanzada, lo que pone de manifiesto las ventajas de consumir este alimento y su recomendación para incorporarlo en la dieta habitual con el fin de minimizar la progresión de esta enfermedad ocular.

 

En la imagen, una de las diapositivas de la presentación en la que se muestran los resultados del “Blue Mountains Eye Study” que relaciona el consumo de huevos y la incidencia tras 15 años de la degeneración macular asociada a la edad. La reducción del riesgo alcanzó un 49% con una ingesta de entre 2 y 4 huevos por semana.

Para acceder al estudio


Programa de las 8as. Jornadas UCM-ASEN: “Últimos avances en Nutrición y Alimentación. Impacto sanitario y funcional”

Publicaciones relacionadas: 

“Redescubriendo el huevo” en las Jornadas de Nutrición Práctica 2020 (Madrid, 13 de febrero)

Deficiencia en vitamina D de la población española. Importancia del huevo en la mejora nutricional.

Tel: (+34) 915 343 265  – institutohuevo@institutohuevo.com  Copyrights © Instituto de Estudios del Huevo 2020